Hace unas semanas se presentó el estudio elaborado por Daleph, con la colaboración de Ksnet y encargado por el Área Metropolitana de Barcelona, cuyo objeto es calcular el salario de referencia para Barcelona y su entorno.

Por salario de referencia se entiende la remuneración que un trabajador debería recibir para vivir dignamente él y su familia. Este concepto tiene una larga tradición en el mundo anglosajón, pues ya en el 1994 la ciudad de Baltimore fijó en la Living Wage Law un salario de referencia y hoy más de 100 ciudades de EEUU han seguido sus pasos. En un entorno más cercano, la ciudad de Londres fijó en el 2012 un salario de referencia de 9.7 libras la hora, casi un 35% por encima del salario mínimo establecido en el Reino Unido.

Este tipo de indicadores son útiles por dos motivos. En primer lugar, porque ayudan a abordar mejor los problemas de la pobreza; la mayoría de los indicadores que se utilizan para su cálculo son relativos (la pobreza se calcula como un porcentaje de la renta media) y disponer de un umbral absoluto por debajo del cual entramos en riesgo de pobreza es de gran interés. En segundo lugar, porque, aunque las autoridades locales no tienen competencias legales para marcar mínimos salariales, sí pueden influir en este ámbito mediante su propia política salarial y su capacidad de compra. Su potencial de “arrastre” hacia otros sectores puede ser considerable.

No obstante, el cálculo del salario de referencia no está exento de dificultades. De entre ellas, cabe destacar que nos enfrentamos a diferentes tipologías de familias con diferentes necesidades. Asimismo, no es fácil definir qué tipo de gastos son los necesarios para llevar una vida digna: ¿Disponer de un móvil operativo? ¿Ir una vez al mes al cine? ¿Cuánta fruta y verdura hay que consumir para tener una dieta mínimamente saludable?

Tomando como base la metodología utilizada por la ciudad de Londres y adaptándola a partir de los datos disponibles al entorno metropolitano de Barcelona, según nuestros cálculos una persona sola que viva en el área metropolitana de Barcelona debe ingresar 1181 euros mensuales para tener una vida digna; si vive en la ciudad de Barcelona, esta cifra asciende a 1251 euros. Para una persona sola con niños dependientes (la media de hijos es muy cercana a uno) el presupuesto mínimo sería de 1640 euros y para una pareja con niños sobrepasa los 2200 euros. El salario de referencia (media ponderada de las diferentes tipologías de familias) sería de 1048 euros mensuales para toda el Área y de 1088 euros para la ciudad de Barcelona.

Uno de los aspectos relevantes que pone de manifiesto este trabajo es el impacto que tiene la vivienda en la cesta de gastos familiares. Para una familia tipo este gasto supera el 33% de los gastos básicos y sobrepasa el 44% si se incorporan los gastos corrientes relacionados con la vivienda. Para el caso de una persona sola este porcentaje se eleva a 70%  y para una persona con niños al 60%.  La trascendencia de este dato no es menor: tener una vida digna en Barcelona y su Área metropolitana no es solo una cuestión de salarios “suficientes” sino también de un acceso digno a la vivienda.

 

Gregori Cascante

3 Comentarios

  1. Miguel Ballesteros-Reply
    23 Junio, 2017 en 5:03 pm

    Muy interesante el estudio, Gregori. Que lejos nos queda de los 700 € del SMI o 400 € de la Renta Mínima de Inserción.

  2. Vinícius Raposo-Reply
    10 Julio, 2017 en 2:23 pm

    Dónde puedo ver el estudio completo con todos los datos y informaciones?

    Gracias, muy interesante!

  3. gregori-Reply
    21 Julio, 2017 en 8:12 am

    perdona por haber tardado en responderte. Puedes encontrar un resumen del trabajo en la Web del Área Metropolitana de Barcelona

    saludos

Escribe un comentario