METODOLOGÍA DE INTERMEDIACIÓN POR COMPETENCIAS

Cliente para el que se realizó

Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs

Descripción del Proyecto

Ante la relevancia que están tomando en el mercado laboral actual las competencias transversales, el Servicio de Intermediación del Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs ha querido desarrollar una metodología de intermediación por competencias, para lo que ha decidido contar con la colaboración de Daleph.

El objetivo de esta metodología es mejorar los resultados de la intermediación laboral mediante una mejor definición de los puestos de trabajo y una mayor adecuación de las personas candidatas. Para ello se ha realizado un análisis de las ofertas de empleo gestionadas por el servicio de intermediación, para enfocar la metodología a las competencias más solicitadas por las empresas. A partir del análisis, se han definido las competencias transversales, así como el nivel en que dichas competencias se requieren para los puestos de trabajo más habitualmente solicitados. Posteriormente, se ha diseñado el proceso de intermediación por competencias y se han generado diversas herramientas para su correcta implementación.

En el proceso de diseño se incluyó una experiencia piloto que permitió testar la metodología e incorporar mejoras en el diseño definitivo. Asimismo, cabe destacar que las empresas y personas participantes en dicha experiencia quedaron altamente satisfechas y que la metodología se ha incorporado al trabajo habitual de intermediación.

Principales resultados obtenidos

  • Metodología de intermediación por competencias. Definición del modelo y de las fases del proceso a seguir, así como del conjunto de herramientas necesarias (formularios de oferta, fichas de entrevista, definición del corpus de competencias, informe de perfil competencial, modelos de herramientas para la detección de las competencias de las personas usuarias, etc.).
  • Modelo adaptado a las características propias del Servicio de Intermediación mediante el análisis exhaustivo de las ofertas gestionadas. Asimismo, se trata de un modelo flexible, ya que permite la incorporación de nuevas competencias y la revisión del os niveles en que cada una se requiere para los puestos de trabajo ofertados.
  • Mejora de los resultados de intermediación. En dos vertientes, en la gestión de la oferta de empleo con las empresas, y en la captación y selección de personas para optar a las ofertas de empleo disponibles.
  • Mejora del conocimiento de las empresas y de las personas usuarias. Lo que permite un trato más directo que facilita la fidelización.
  • Mejora de las posibilidades de inserción de las personas usuarias. Colocar las competencias laborales como elemento central del proceso de intermediación pone en valor capacidades y habilidades de las personas que es más difícil considerar si los criterios centrales del proceso de selección son otros, más tradicionales, como la formación.