PRESENTE Y FUTURO DE LAS REUNIONES EN CONSULTORÍA

Las reuniones son fundamentales en la consultoría, un elemento inherente a esta actividad profesional y de las que difícilmente se podría prescindir. Sin embargo, si no se planifican adecuadamente pueden ser percibidas como demasiado largas o desenfocadas, especialmente para participantes que tienen que desplazarse.

Por otro lado, es un hecho que el mundo de los negocios y la forma de realizarlos está cambiado, siendo el desarrollo tecnológico el principal responsable. En este sentido, parte de ese cambio se ha producido debido al uso de la videoconferencia como herramienta de trabajo, un elemento de comunicación esencial y estratégico para todo tipo de empresas y organizaciones.

El principal beneficio que se obtiene con las reuniones online es la eficiencia y la mejora en la productividad, optimizando la colaboración del equipo consultor (potenciando el desarrollo de proyectos donde participan personas localizadas en diferentes ubicaciones) y facilitando la relación con clientes (acortando distancias y aumentando la continuidad del trabajo).

Por supuesto, las videoconferencias traen consigo una importante reducción de costes ya que muchas reuniones pueden realizarse a distancia sin necesidad de utilizar tiempo (recurso básico y siempre escaso), ni incurrir en gastos asociados al desplazamiento, contribuyendo así de forma directa en la productividad de la empresa. Por otro lado, es posible incrementar el número de comunicaciones, optimizando el seguimiento de los proyectos y transmitiendo más cercanía mediante asiduos encuentros virtuales, por lo que la videoconferencia puede convertirse en una herramienta para fidelizar y mejorar la satisfacción del cliente.

Paralelamente, resulta crucial hacer hincapié en la reducción de los costes medioambientales debido a la minimización de la huella de carbono derivada de los desplazamientos que implican las reuniones tradicionales. Esta cuestión, a su vez, está íntimamente relacionada con el nuevo marco jurídico para la contratación pública, en el que ya no prima el precio, sino que se pretende una Administración más eficiente a la vez que concienciada con el medio ambiente, entre otros aspectos. Además, la minimización de reuniones presenciales permite un mayor impulso de la conciliación de la vida familiar y laboral de los equipos.

Las diferencias con respecto a las llamadas telefónicas estriban en que éstas están limitadas a la voz, sin posibilidad de intercambiar archivos, compartir pantalla, u ofrecer una interacción (operativa) con múltiples interlocutores; características que la mayoría de las aplicaciones de videoconferencia ofrecen de forma nativa, gratuita y a través de múltiples dispositivos.

En Daleph somos conscientes de esta realidad, por lo que, como parte de su ya iniciado proceso de digitalización e innovación, hemos incorporado la utilización de esta tecnología en nuestros servicios, lo que está siendo muy valorado por nuestros clientes.

Probablemente, en un futuro a medio plazo, dispongamos de salas de conferencias holográficas, en las que, como en las producciones hollywoodienses, cada interlocutor está representado por la proyección de su avatar. Pero, hoy día, la videoconferencia es una solución real, viable, económica y eficiente, que desde este canal reivindicamos para favorecer su expansión y animar a su incorporación en nuestras relaciones profesionales.

 

Javier Lara

Escribe un comentario