El pasado día 16 de septiembre tuve ocasión de asistir en el Círculo de Economía a la presentación del “Segundo Informe sobre la contribución de las empresas españolas a los ODS”.

La cuestión es muy relevante puesto que las empresas son agente fundamental en el cumplimiento de los objetivos marcados por la Agenda 2030. En este sentido y aunque queramos ponerle todas las salvedades que queramos, el titular es claro: “Vamos con retraso y es necesario acelerar la implantación de la Agenda 2030 en las empresas”.

El informe aborda en su primera parte los tres años de camino recorridos desde la aprobación de la Agenda en 2015 y fija su atención en las iniciativas desarrolladas durante estos años y las principales alianzas generadas. En la segunda parte, el informe aborda el núcleo de la cuestión: ¿Qué están haciendo las empresas cotizadas españolas en la materia? Para ello, analiza las memorias no financieras de las empresas y fija su atención en los sistemas de gobernanza de la sostenibilidad dentro de estas. El número de empresas cotizadas con sistemas de gobernanza que aseguran la internalización del vector sostenibilidad es muy pequeño todavía: el 14%.

Por otro lado, el informe resalta la importancia que tiene para la plena consecución de los objetivos de la Agenda que las PYMES también incorporen, a su escala, dichos objetivos. En este sentido, el informe recoge algunas prácticas desarrolladas por este tipo de empresas e incluye un anexo con una guía para empresas poco puestas en la materia.

En conclusión, está claro que el camino a recorrer es aún muy largo y entre todos tenemos que encontrar los mecanismos que aceleren el proceso.

Escribe un comentario